Graziela



MADRES


Estoy deseando que venga la niña con el crío, ya se que llevarme al hospital para conocerle es un engorro, que llevo meses sin salir a la calle, y es que las piernas me pesan como sacos terreros, menos mal que se vendrá unos días aquí, para que su madre cuide de ellos, y entonces podré disfrutar del biznieto.

Pobre yaya, no me atrevo a decírselo, pero me da miedo que coja a Koldo; parece que mamá tampoco confía mucho de ella, pues de ser así se lo había dejado un rato nada más llegar. Estoy segura de que la yaya estaba ansiosa por tenerle en brazos. Hasta se ha emocionado cuando se lo hemos enseñado.

Yo no he dicho nada, y puedo ser vieja pero no tonta; se nota que ni mi hija ni mi nieta quieren que toque al pequeño; es rico, pero con ese nombre..., ya podía haberle puesto Manuel, como el bisabuelo que en gloria esté, o Jaime como su abuelo, pero Koldo... si parece un palabro. Ha sacado la nariz de su padre, y ese gesto de notario; habría sido mejor que se pareciera a mi Palomi siempre ha sido preciosa y de pequeña era como un ángel, este es una “menudencia”, y como habían dicho que era tan hermoso... aunque yo no quiero decir nada, ¡pues sí, lo que faltaba!

¡Qué pena me da ver a mi madre así! Está cada día más torpe, más agachada. Siempre fue una mujer fuerte y ahora parece una pavesa. Es triste ver el paso del tiempo en las personas mayores, menos mal que tengo al pequeño Koldo; que mal suena el dichoso nombre, con lo bonito que es Luis, pero con tal de ser originales, y la culpa la tiene Paloma, pues está claro que con el genio que se gasta mi niña... si su hijo se llama así es porque ella ha querido, mi pobre yerno lleva los pantalones, pero se limita a asentir cuando ella habla; es igualita que su padre. Que precioso es mi niño, me recuerda a ella, aunque espero que no salga tan llorón, de todos modos dejaremos la cuna en el salón cuando le dé de mamar y si llora, puedo echarle una mano con él para que no tenga que levantarse a cambiarle o ponerle el chupete, como hacía mi madre conmigo cuando Paloma era pequeña. Pobrecilla, se me parte el corazón al pensar que no va a poder manejar a este pequeñín, ¡con lo que le gustan los críos! ¡Está tan mayor! menos mal que ella también parece consciente de sus limitaciones. Mañana si se levanta bien lo mismo la digo que se siente en el sofá, me pongo a su lado disimuladamente y se lo dejamos un poquito.

Juraría que he oído llorar a Koldo, debo estar obsesionada porque me había quedado profundamente dormida, debe ser la tranquilidad de saber que mamá está pendiente. Parece que ya no se le oye, lo mismo se ha dormido el solito. Tengo que reconocer que aunque a Luis no le hacía mucha gracia, ha sido buena idea venirnos aquí, por lo menos hasta que me recupere y vea como me apaño con el niño, porque entre las visitas, los puntos y las tomas, estoy agotada. No, ya no se le oye. ¡Qué gusto dormir otro rato!, esto se me va a acabar cuando estemos en casa.

¿Pero qué te pasa, chiquitito? Hace nada que has comido y te han cambiado... ¡Eres un tunante! Y estás aprendiendo muy rápido. No me mires con esos ojos de mochuelito, que sí, que te voy a coger un poquito hasta que se te pase; nos sentamos en la mecedora, verás como te duermes rápido. No llores y ten paciencia que una ya no es tan ágil, las piernas me pesan como sacos terreros ¡Chisss, que vas a despertar a toda la familia! ¿Sabes? Ahora que te veo mejor no tienes la nariz tan grande, ni el gesto tan serio. Eres muy bonito aunque no me acuerdo de como te llamas. También se me había olvidado lo bien que huelen los bebés y lo poco que pesan. ¡Ay mochuelito! Que guapito eres y como estás de suave. “Ea, ea, el gato de Andréa, tiene cuatro patitas y ninguna la menea, ea, ea...”

Casi se me había olvidado esa nana, es la misma que me cantaba la yaya a mí para dormirme.


Etiquetas: edit post
4 Responses
  1. Ante un niño pequeño todos nuestros mayores recuperan la juventud y un poquito de vida. Un texto muy emocionante.


  2. ARVIKIS Says:

    No hay nada como una nueva vida para constatar el paso del tiempo. Y una de las pocas cosas que aunan la emoción colectiva. Viva la vida de los que comienzan.
    Javier


  3. Nines Says:

    Me ha llegado al corazón, es mi momento y el de mi madre, parece creado para mi. Que dulce y tierno.
    Lindo, precioso, dulce, me encanta.
    Muy emocionante.
    Besos. Nines


  4. encantada Says:

    Qué lindo Graziela. Me ha encantado la forma en que unes los personajes y sus pensamientos. Muy original y muy bien llevado.
    ME ENCANTA!