Graziela



SEIS MINUTOS

Seis minutos bastan a la doctora Ramírez, adscrita al Juzgado 16, para hacer su valoración respecto a Charo; ésta, mientras cruza las piernas y balancea el pie, contesta las preguntas formuladas por la forense. Mueve los ojos con rapidez, de un lado a otro, y se agarra los dedos. Charo habla muy rápido, sin terminar las frases y su crispación va en aumento cuando se refiere a la relación con su marido.
Dice que él es un psicópata; que ella no tiene ningún problema, pero que no le gusta que trabaje hasta tarde, ni que a veces los casos le impidan ir a casa a dormir. Ese trabajo no le conviene, por eso quiere que lo deje. Siempre anda con mala gente. El tiene mucha agresividad, debe ser por su profesión. Es simpático y guapo y las mujeres se confunden. No, no es que ella sea celosa, es que la ha engañado muchas veces. La maltrata psicológicamente. Por eso, a veces, cuando la enfada le echa de casa. Luego se siente fatal: le llama mil veces hasta que contesta. Se humilla. Le ruega que vuelva. Le convence… Sabe que no puede dormir sola, que tiene miedo, que el la protege con su arma. Cuando él dice que se tiene que ir se pone mala, llora, vomita y a veces se enfurece tanto que le pega.
Antes incluso de que el juez dicte contra Charo orden de alejamiento, Ramírez, en su informe, recomienda que visite a un psiquiatra y se ponga en tratamiento.

* Este es el primero de tres relatos breves que aparecerán en este blog de forma sucesiva. Un corto espacio de tiempo para leer y que podáis centraros en disfrutar del verano. Felices vacaciones.
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. ARVIKIS Says:

    Siempre tristemente andamos con el sometimiento de un ser humano hacia otro, otra especie, o la naturaleza...